Cómo hacer catas de cerveza artesana

Cata de cerveza artesana

Una de las mejores cosas de la cerveza artesanal es la gran variedad de estilos de cerveza que se han creado desde las pequeñas fábricas. En las múltiples catas de cerveza podrás explorar y descubrir nuevos sabores, nuevos aromas para los amantes de la cerveza de ayer, de hoy y de siempre.

Hacer una cata de cerveza es mucho más que beber y tragar. Existen una serie de estrategias simples y consejos para aprovechar al máximo un vaso de zumo de cebada. Además, previo a comenzar la cata deben darse una serie de preparativos básicos. Un espacio agradable, a ser posible limpio y sin olores, sin ruidos que distraigan nuestra atención. También es muy importante la temperatura a la que se sirve la cerveza. Algunas requieren frío, otras se sirven mejor a temperatura ambiente, por tanto con sacarlas del frigorífico con unos minutos de antelación es suficiente.

La cerveza se ha convertido con el paso de los años en una bebida de culto, no solo para las masas, que encuentran en ella el momento refrescante y de ocio ideal, sino también de paladares exquisitos que quieren deleitarse con el más mínimo ápice de sabor, aroma o cualidad distintiva.

En Estados Unidos, una organización sin ánimo de lucro es la encargada de certificar a los jueces de las catas de cerveza. Es la Beer Judge Certification Program que arrancó en 1985 y ha formado a más de 3.000 jueces que beben y puntúan la cerveza a lo largo del país. Ahora te contaremos cuál es el método de cata que emplean para apreciar y valorar la cerveza.

1 — El vertido perfecto en las catas de cerveza

Independientemente del tipo de cerveza que se vaya a beber, embotellada, enlatada o de barril es fundamental servirla en un vaso. Ese es el primer paso. Si bien no siempre es posible conseguir el vaso que corresponde a cada tipo de cerveza se usará el mismo tipo para que reúna las mismas condiciones. Un vaso de tipo pinta servirá. En botella es como mejor puede mostrar una cerveza sus condiciones organolépticas, de aroma, sabor y presión.

Catas de cerveza

En las catas de cerveza y en cualquier momento cervecero es recomendable inclinar el vaso unos 45º con una mano mientras con la otra se acerca la botella para asegurarse de no generar un nivel de espuma excesivo. El truco está en deslizar la cerveza por la pared del vaso y suavemente se endereza el vaso hasta llegar a una posición vertical.

En caso de ser una cerveza de baja carbonatación es mejor no inclinar el vaso. Es decir, se vierte la cerveza verticalmente para que el líquido se agite mejor y genere la espuma adecuada. Una capa de 2,5 centímetros de espuma sería la densidad ideal para un buen vertido.

2 — El aroma

Agitar en suaves círculos el vaso ayudará a que los aromas se expandan por el vaso. Además, es conveniente calentar el vaso con las manos para liberar todavía más aromas y si fuese necesario, puede colocarse la palma de la mano sobre la parte superior del vaso y girar durante varios segundos atrapando los aromas de la cerveza.

Justo después, solo es cuestión de usar el olfato para apreciar los aromas propios de la cerveza. Primero con un par de inhalaciones cortas para detectar los primeros aromas. En las catas de cerveza podremos hacerlo sin recibir las miradas extrañas de los demás. Y conviene recordar que en el sitio donde se realice la cata no debe haber olores extraños ni demasiado intensos.

3 — Momento de la vista

Sostenemos el vaso y lo levantamos de forma que la luz impacte directamente para poder observar mejor la gama de colores de la cerveza. Vemos si el color es claro, si es una cerveza turbia si mantiene un solo color o podemos contemplar distintos matices. Se puede describir desde el amarillo más pálido hasta tonos más oscuros, dorados, ámbar, cobre, marrones… También es momento de valorar la cantidad de espuma, la textura y la persistencia en el tiempo.

4 — Vuelta al olfato

Volvemos a agitar y a meter la nariz en el vaso. Al estar más agitada y caliente puede que muestre nuevos aromas o más intensos. Es interesante tratar de encontrar las diferencias con las primeras inhalaciones. Y ya estamos listos para pasar a la degustación.

5 — En boca

Es el momento de llevar la cerveza a la boca. Que moje los labios, llegue a las encías y la lengua. Tras degustar el primer sorbo, mantenemos la boca cerrada y exhalamos por la nariz. Se aprecian las primeras notas de sabor, si es dulce o amarga, la acidez y el grado de intensidad.

La cerveza se deja en el fondo de la boca para coger temperatura. De este modo las sensaciones complejas aparecen en nuestro paladar, se potencian aromas y se detectan los matices más finos.

6 — Valora y disfruta de la cerveza

Es el último paso y el más importante en las catas de cerveza. Es el momento de relajarse, respirar profundamente y oler de nuevo la cerveza antes de volver a probarla. En este sorbo ya podemos asignarle una puntuación si la cata lo requiere y posteriormente seguir disfrutando de nuestra cerveza.

Según lo estricta que haya sido la cata habrá que responder con mayor o menor exactitud y seriedad ¿Qué aspecto ha destacado en la cerveza? ¿Qué aromas sobresalen? ¿Qué estilo de cerveza es? El postgusto de la cerveza nos dirá si ha sido más o menos balanceada, si se ajusta más o menos al estilo que pertenece y lo más importante: si nos ha gustado. Todo parte de ahí, que la cerveza sea cual sea, nos guste y podamos compartirla con quienes queramos.

0 Shares:
Quizá te puede interesar
Cerveza Artesana Arriaca
Leer más

Arriaca [Radler]

Cervezas Arriaca nació en el año 2014 tras años de experimentación en el mundo cervecero y de planificación…