Cómo hacer cerveza artesanal

Como hacer Cerveza Artesanal

¿Te gustaría fabricar cerveza artesana? En Beertesans te explicamos como hacer cerveza artesana tú mismo. Hoy en día es posible elaborar esta bebida de forma fácil. A través de los distintos kits de cerveza artesanal se puede hacer cerveza casera de una forma muy práctica. La historia de la elaboración cervecera tiene muchos años de historia.

Cerveza casera desde la Antigüedad

Egipcios y sumerios ya fabricaban su cerveza con métodos rudimentarios e ingredientes que con el paso del tiempo cayeron en desuso como dátiles o granadas y que aportaban sabores muy intensos a la bebida. 

Comenzaron a usar la cebada tal y como se ha demostrado a través de los cuencos conservados de aquella época. Y fue en la Edad Media cuando surgió la cerveza similar a la que conocemos hoy gracias a la adición de lúpulo. Es el elemento clave que da amargor a la bebida. 

En los monasterios, la elaboración de la cerveza se desarrolló en técnicas, ingredientes y estilos. Fue una etapa clave en su expansión. Por eso hoy tenemos tantos estilos distintos y la fama de la cerveza es tan importante. 

El interés ha llegado al punto en que la elaboración casera es un hobbie para muchos. Cualquier persona con el espacio suficiente, los instrumentos y algo de paciencia puede llevarlo a cabo. Si bien es cierto, se necesitan varios días para terminar el proceso. 

En primer lugar ¿Qué necesito para elaborar cerveza casera? 

¿Cuáles son los utensilios necesarios ?

  • Una olla de gran tamaño
  • Una licuadora
  • Un termómetro
  • Una cuba de filtrado
  • Un densímetro
  • Las botellas oscuras para la cerveza

¿Qué ingredientes necesito para hacer cerveza artesana?

Son principalmente cuatro ingredientes básicos. Agua, cebada, lúpulo y levadura. Las cantidades variarán según el estilo de cerveza, pero básicamente por cada litro de cerveza se necesitan:

  • 1 gramo de levadura
  • 1.5 – 3 gramos de lúpulo
  • 175 gramos de cebada
  • 6 gramos de azúcar

Debido al tiempo de elaboración, suelen producirse grandes cantidades en cada ocasión. Y en el mercado existen distintos tipos de kits de fabricación, con sus recetas e instrucciones.

Pasos a seguir durante la elaboración

La cerveza puede elaborarse con diferentes cereales. Habitualmente se usa la cebada, y el primer paso es maltearla. Este proceso inicia la germinación del cereal y se interrumpe de forma precoz. Se desarrollan las enzimas y al modificarse la estructura molecular se obtienen azúcares para la fermentación de la bebida. 

Granos de Cebada para hacer Cerveza Artesanal

Maltear la cebada

Hay que dejar la cebada durante al menos 48 horas en agua, una vez se haya lavado. El agua ha de ser abundante, no solo rebasar el grano, sino hacerlo con varios centímetros de distancia. El grano de cebada comenzará a germinar debido a la humedad y se debe dejar en un recipiente vacío y tapado con una toalla durante al menos 5 días. Para saber si el grano de cebada ha germinado vale con observar las raíces y los brotes que surgen después de esos días.

Tostamos y obtenemos el extracto de la malta

Cuando los brotes tienen la misma longitud del grano es el momento de detener la germinación. Lo siguiente es tostar la cebada, y este paso se puede realizar en un horno común de cocina. La temperatura del horno que varía desde 150º a 250º y el tiempo que permanezca en el horno, dependerá el estilo de cerveza que se obtendrá al final del proceso. A más temperatura y más tiempo, el color y la intensidad de la cerveza serán más altos. De ahí que las cervezas más ‘tostadas’ sean las más oscuras

Para conseguir mayor intensidad en el sabor tendremos que tostar más tiempo y a más temperatura la cebada.

Para obtener el extracto de la malta necesitamos los granos de cebada ya tostados. Se trituran por medio de una licuadora y se mezclan con agua sin cloro, calentándose hasta los 70ª aproximadamente. 

Maceración, no paramos de remover

La mezcla se debe remover de forma constante, siempre a esa temperatura, durante 90 minutos. Este proceso hace que el almidón de la malta se convierta en azúcares fermentables. A esta parte del proceso para hacer cerveza artesana se le conoce como maceración.

Maceración de la Cerveza

Una vez terminado el proceso de maceración usaremos la cuba de filtrado para separar el mosto del bagazo. La parte del producto que nos sirve y la que no, para seguir adelante con nuestro proceso. Para garantizar un filtrado correcto, en teoría hay que hacer circular el líquido al menos tres veces por la cuba. Hecho esto, el mosto estará listo para el paso siguiente.

Añadimos lúpulo y levadura

El paso siguiente es el añadido del lúpulo, el producto que da a la cerveza su aroma y sabor amargo característicos. El lúpulo debe diluirse en agua caliente antes de añadirse al mosto y una vez añadido, dejar hirviendo durante al menos 2 horas. Durante este periodo iremos añadiendo agua a medida que se vaya evaporando. En esta etapa se definirá el sabor y aroma de la cerveza. 

Fermentación, ya casi lo tenemos

Ha llegado el momento de la fermentación. Para hacer cerveza artesana debemos añadir la levadura que se encargará de convertir el mosto en cerveza. Es un proceso que lleva tiempo, en general un par de semanas. La mezcla se debe dejar en un sitio oscuro y fresco, con una temperatura estable, entre 18 y 22 ºC para cervezas tipo ale y entre 7 y 13 ºC para las de tipo lager. El recipiente debe dejarse tapado, para evitar la contaminación con otras bacterias que pudieran alterar el proceso, pero no sellado, pues la acumulación de dióxido de carbono y otros gases generaría cambios de presión que podrían causar una explosión.

Ha llegado la hora de embotellar la cerveza

Se puede estar seguro de que la fermentación ha finalizado cuando la densidad del líquido no varía en 48 horas. Para comprobarlo, hace falta un densímetro. Una forma más casera de saberlo es advertir que el líquido produce cada vez menos burbujas. En este momento, ya se puede pasar a la penúltima etapa de la elaboración de la cerveza: el embotellado.

Necesitaremos un densímetro para comprobar que la fermentación ha finalizado.

Pero antes hay que añadir dextrosa, que es un tipo de glucosa o azúcar común a la mezcla, a razón de 6 gramos (media cucharadita) por cada litro para hacer cerveza artesana. La levadura necesita de esa sustancia para producir el dióxido de carbono, es decir, el gas característico de la cerveza. Una vez la dextrosa ha fermentado y se ha dejado reposar durante media hora, se procede al embotellado. 

Las botellas deben estar desinfectadas, desde luego, al igual que todos los instrumentos utilizados durante el proceso. Además, se debe emplear un filtro para que cualquier partícula sólida que pudiera quedar no forme parte del producto final. Las botellas se deben dejar en un sitio oscuro y fresco, con una temperatura estable de entre 15 y 18 ºC.

Y para terminar, paciencia

Por último solo nos queda esperar a que la carbonatación haga su trabajo. Durante al menos dos semanas deberemos dejar madurar la cerveza para que mejore sus cualidades organolépticas.

En conjunto, el proceso puede alargarse hasta los dos meses pero cuando llega el momento de beber la cerveza elaborada en casa, la satisfacción es incomparable. Convertirse en un auténtico maestro para hacer cerveza artesana solo es cuestión de práctica.

0 Shares:
Quizá te puede interesar
Cerveza Artesana Arriaca
Leer más

Arriaca [Radler]

Cervezas Arriaca nació en el año 2014 tras años de experimentación en el mundo cervecero y de planificación…